El Gobierno de Trump quiere legalizar el despido por ser homosexual.

Creemos conveniente publicar ésta noticia ya que da un paso atrás en referencia a los derechos LGTB. La nueva ocurrencia de Donald Trump (ya sabemos que está ZUMBAO perdido) es legalizar el despido por el hecho de ser gay. Se ve que el presidente de EEUU considera que los homosexuales no somos lo bastante personas para trabajar, o directamente nos considera enfermos mentales. Es triste que un país como EEUU quiera dar un paso atrás tan grande en cuánto a derechos. Aquí siempre hemos defendido la igualdad, la diversidad y el amor. Desde aquí tenemos la palabra respeto como BANDERA y consideramos que ésta es una decisión que no va a llevar nada bueno.

Recordar que justamente la reivindicación LGTB empezó en Stonwell, un barrio de Nueva York donde una noche del 28 de Junio  de 1969 varios colegas nuestros se revoltaron contra la Policía para reivindicar sus derechos. Consideramos UN INSULTO hacia esos colegas que el Gobierno americano quiera aprobar una ley de ese calibre y que es tan RETRÓGRADA y fuera de lugar. Creo que hay que luchar SIMPRE DE FORMA PACÍFICA para que nuestros derechos sigan siendo reconocidos y que aquello que empezaron unos cuántos en Stonwell no sea envano.

Trump quiere que los trabajadores gays no estén amparados por las leyes americanas, eso significa que te pueden echar por el hecho de que te guste a alguien de tu mismo sexo. Creo que es triste y MUY LAMENTABLE que en pleno siglo XXI estemos pensando así aun y a éstas alturas. Tristemente Trump demuestra que forma parte de ésta pequeña parte de la sociedad que hace que el mundo vaya como va y que por su culpa aun se siga cuestionando el hecho de porqué dos chicos se besan en medio de una calle.

Lo triste es que éste tipo de leyes hacen que haya violencia y que hoy en día sigan habiendo palizas a gente por el hecho de ser homosexual o se siga haciendo BULLYING a un niño por el hecho de ser gay. Creo que ya va siendo LA HORA Y EL MOMENTO de que se nos deje de tachar de “diferentes” y se empiece a entender que somos personas como las demás que tenemos el mismo derecho a amar. Siempre he pensado que leyes de éste calibre en vez de trabajar por la tolerancia y el respeto predican ODIO y VIOLENCIA hacia un colectivo que ya de por sí lo hemos pasado mal siempre.

Predicar el ODIO y la VIOLENCIA (queriendo o sin querer) hacia un colectivo (en éste caso el LGTB) que lleva desde siempre siendo discriminado por la sociedad y que a base de reivindicar y trabajar todos juntos se está empezando a cambiar la manera de pensar de la gente, considero que es hacer un paso hacia atrás y tirar por el suelo el trabajo que muchos de nuestros compañeros hayan podido estar haciendo en Estados Unidos contra la discriminación LGTB. Espero que Trump (y si no él su Gobierno) rectifique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *