Un estudio revela que el 85% de los adolescentes de Sarrià-Sant Gervasi son gays reprimidos

Un estudio realizado por la redacción de ésta casa en colaboración con algunas organizaciones que luchan por los derechos de los jóvenes LGBT demuestra que el 90% de los adolescentes gays reprimidos se enucuentran en la zona alta de Barcelona. Se distribuyen sobretodo entre Pedralbes y Sarrià-Sant Gervasi. Dichos datos tienen que hacernos reflexionar cada vez mas de que existe aun el miedo a la “diferencia” entre los adolescentes de entre 14 y 17 años y que en las zonas altas aun hay miedo al “que dirán.

Por otro lado los colegios religiosos y privados que mueven mucho dinero no ayudan a la normalización del tema. También influye a que estos adolescentes tienen miedo a la “diferencia” y a no ser aceptados totalmente en una sociedad donde está de moda el “bullying”. “Ser abiertamente gay a los 15 años en el colegio no es nada fácil ya que para algunos eres el “raro y maricadel cole” – nos cuenta un compañero que decidió ser él mismo a temprana edad.

La mayor parte de colegios no trabajan para que los adolescentes entiendan que todos somo personas y que todos tenemos el mismo derecho de amar ya sea a alguien del mismo sexo o no. Otra cosa que no ayuda a la hora de salir del armario, en la zona alta de Barcelona, es la cantidad de familias conservadoras que viven. Sus actitudes hacen que algunos adolescentes se tiren para atrás a la hora de decir lo que són.

Decidí ser yo mismo sin importarme lo que pensaran los demás ya que entendí que el problema lo tienen ellos y no yo como querían hacerme creer en mi familia” – asegura Roger Guarch. “A día de hoy, soy el único árbitro abiertamente gay y es que yo siempre he pensado que la gente te juzga por lo que ve. También tengo que decir que en los campos ayuda al no tenerpluma” y ser natural” – añade.

Tristemente en la zona alta de Barcelona, sobretodo, se ha puesto de moda ocultar la homosexualidad detrás de la moda “cani” y esto tendría que hacer reflexionar a los políticos que tenemos un problema muy grave que hay que solucionar. La iglésia y la religión no ayudan ya que todos sabemos lo que piensan. La iglésia, en el fondo, es la institución que oculta mas gays reprimidos pr metro cuadrado.

Los últimos casos de suicido por “bullying LGBT” vividos tendrían que hacer reflexionar a estos inútiles e incompetentes que tenemos por políticos y empezar a trabajar para conseguir, a corto plazo, una escuela “sin armarios” y que el tema se vea y trate con naturalidad en cualquier sitio. También tendrían que trabajar para que los adolescentes de hoy no tengan que ocultar detrás de una estética su condición y lo que les gusta realmente y que les hace felices a nivel de sentimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *